viernes, 12 de febrero de 2010

DESAGRAVIO A KIMEL, DEFENSA DE FORSTER


Ha fa­lle­ci­do Eduar­do Ki­mel, ese dig­no pe­rio­dis­ta que por de­fen­der pa­ra su pro­fe­sión el de­re­cho a de­cir la ver­dad, fue con­de­na­do a un año de pri­sión en sus­pen­so y al pa­go de una in­dem­ni­za­ción de 20.000 pe­sos co­mo cul­pa­ble de "in­ju­ria y ca­lum­nia" con­tra el juez Gui­ller­mo Ri­va­ro­la. ¿En qué ha­bía con­sis­ti­do el pre­ten­di­do de­li­to? En su li­bro La ma­sa­cre de San Pa­tri­cio, pu­bli­ca­do en 1989, Eduar­do Ki­mel in­ves­ti­gó los crí­me­nes per­pe­tra­dos por la dic­ta­du­ra con­tra tres sa­cer­do­tes pa­lo­ti­nos y dos se­mi­na­ris­tas y con­clu­yó que "La ac­tua­ción de los jue­ces du­ran­te la dic­ta­du­ra fue, en ge­ne­ral, con­des­cen­dien­te cuan­do no cóm­pli­ce de la re­pre­sión dic­ta­to­rial.

En el ca­so de los pa­lo­ti­nos, el juez Ri­va­ro­la cum­plió con la ma­yo­ría de los re­qui­si­tos for­ma­les de la in­ves­ti­ga­ción, aun­que re­sul­ta os­ten­si­ble que una se­rie de ele­men­tos de­ci­si­vos pa­ra la elu­ci­da­ción del ase­si­na­to no fue­ron to­ma­dos en cuen­ta". Por es­ta ase­ve­ra­ción, Ki­mel fue con­de­na­do en 1995 y hu­bo de es­pe­rar has­ta ma­yo de 2008, fe­cha en la que la Cor­te In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos fa­lló en su fa­vor y obli­gó al Es­ta­do ar­gen­ti­no a que "en un pla­zo ra­zo­na­ble" re­for­me la fi­gu­ra pe­nal de los de­li­tos de ca­lum­nias e in­ju­rias.

Y así ocu­rrió. La lu­cha del pe­rio­dis­ta fa­lle­ci­do no fue en va­no y el Con­gre­so ar­gen­ti­no, a fi­nes de 2009, eli­mi­nó los de­li­tos de ca­lum­nias e in­ju­rias en ca­sos de in­te­rés pú­bli­co. Pe­ro al­go ex­tra­ño es­tá su­ce­dien­do. No es de aho­ra, es ver­dad, aun­que en el con­tex­to de la muer­te de Eduar­do Ki­mel pa­re­cie­ra ad­qui­rir una di­men­sión inu­si­ta­da. Es la dic­ta­du­ra de los gran­des me­dios de co­mu­ni­ca­ción, su per­ti­naz ta­rea de tras­to­car la rea­li­dad a su an­to­jo y, con ello, aten­tar li­sa y lla­na­men­te con­tra el in­te­rés pú­bli­co. Se tra­ta de la peor de las dic­ta­du­ras por­que sus ac­tos lle­van ín­si­tos un gra­do de vio­len­cia que re­sul­ta tan ex­tre­mo co­mo la au­to­per­cep­ción de im­pu­ni­dad con que se per­pe­tran.

 Son, en al­gu­nos ca­sos, to­ques su­ti­les de edi­ción y re­dac­ción, o pla­nos te­le­vi­si­vos que en­fa­ti­zan tal o cual as­pec­to en des­me­dro de otros. Hay ca­sos de­fi­ni­ti­va­men­te bru­ta­les: un tí­tu­lo o el to­no im­pos­ta­da­men­te dra­má­ti­co del lo­cu­tor o el mo­vi­le­ro que cam­bian por com­ple­to la rea­li­dad de la que se ocu­pan. Pe­ro cuan­do mien­ten, es­to es, cuan­do sus­traen la ver­dad, no ya pa­ra ma­qui­llar­la u ocul­tar­la, si­no pa­ra ro­bár­se­la al lec­tor, al es­pec­ta­dor o al oyen­te, lo que ha­cen es ava­sa­llar el in­te­rés pú­bli­co en be­ne­fi­cio de su in­te­rés pri­va­do y cor­po­ra­ti­vo.

Veá­se el si­guien­te ejem­plo. Cuan­do to­dos los me­dios, sin ex­cep­ción, es­ta­ban dan­do la no­ti­cia del fa­lle­ci­mien­to de Eduar­do Ki­mel e, in­clu­so, la ma­yo­ría des­ta­ca­ba su ejem­plo, la Edi­to­rial Per­fil, en su edi­ción elec­tró­ni­ca per­fil­.com , pu­bli­ca­ba una en­tre­vis­ta a uno de los más des­ta­ca­dos co­la­bo­ra­do­res de es­te dia­rio. Ri­car­do Fors­ter, que de él se tra­ta, es miem­bro fun­da­dor del es­pa­cio Car­ta Abier­ta, fi­ló­so­fo por vo­ca­ción y pro­fe­sión y, so­bre to­do, es un ti­po que no tie­ne pe­los en la len­gua. Se po­drá es­tar de acuer­do o no con lo que Ri­car­do es­cri­be o di­ce, pe­ro ja­más na­die po­drá acu­sar­lo de es­cri­bir o de­cir aque­llo que no quie­re. Sin em­bar­go, la edi­ción di­gi­tal de Per­fil lo­gró ha­cer­le de­cir aque­llo que, ex­pre­sa­men­te, Ri­car­do ha­bía ne­ga­do co­mo po­si­bi­li­dad, es­to es, ha­blar de los di­chos de Dia­na Con­ti a pro­pó­si­to del sta­li­nis­mo. "Un in­te­lec­tual K con­tra el sta­li­nis­mo de Dia­na Con­ti", ti­tu­ló Per­fil, sin po­der omi­tir, re­cién en el se­gun­do pá­rra­fo de la no­ta, que "el in­te­lec­tual (…) acla­ró que no opi­na­ría so­bre Con­ti al no ha­ber po­di­do es­cu­char­la". Pe­ro la vio­len­cia y el te­rro­ris­mo ideo­ló­gi­co ya se ha­bían con­su­ma­do en el tí­tu­lo. 

Po­co im­por­ta­ría la acla­ra­ción de Fors­ter e, in­clu­so, que sus con­cep­tos es­tu­vie­ran di­ri­gi­dos úni­ca­men­te a sen­tar po­si­ción so­bre el sta­li­nis­mo. Lo tras­cen­den­te e im­por­tan­te es­ta­ba en el tí­tu­lo men­ti­ro­so y tam­bién en el pri­mer pá­rra­fo en el que Per­fil, no Ri­car­do Fors­ter, afir­ma que és­te "pe­se a in­te­grar un es­pa­cio ofi­cia­lis­ta co­mo Car­ta Abier­ta con­de­nó con du­re­za (su­bra­ya­do en el ori­gi­nal) a ese mis­mo sis­te­ma que la le­gis­la­do­ra K rei­vin­di­có".

Otra vez: aquí la ver­dad fue ro­ba­da. No fue un hur­to sin vio­len­cia. Fue ro­ba­da de un mo­do bru­tal y de­sa­pren­si­vo por­que en la opi­nión re­gis­tra­da de Ri­car­do Fors­ter no hay una so­la pa­la­bra que in­di­que que es­tá opi­nan­do so­bre los di­chos de Dia­na Con­ti. Y, sin em­bar­go, la le­gis­la­do­ra apa­re­ce en­jui­cia­da.

Es de­ma­sia­da im­pu­ni­dad pa­ra to­le­rar­la. Ce­rrar la bo­ca, los ojos y los oí­dos an­te es­ta cla­se de atro­pe­llos sig­ni­fi­ca­ría con­va­li­dar el arra­sa­mien­to de lo úni­co que pue­de man­te­ner co­he­sio­na­da a es­ta mis­ma so­cie­dad: el in­te­rés pú­bli­co. Sí, pre­ci­sa­men­te aque­llo que la Cor­te In­te­ra­me­ri­ca­na bus­có pre­ser­var cuan­do se pro­nun­ció a fa­vor de Eduar­do Ki­mel. El bien co­mún no pue­de que­dar su­je­to al con­trol de las hor­das pri­va­das y la ver­dad ha­ce al bien co­mún. So­me­ter la ver­dad al im­pe­rio del in­te­rés pri­va­do com­por­ta ne­gar que ella es, siem­pre, una cons­truc­ción so­cial. Por eso es que la ver­dad es un te­rri­to­rio en dis­pu­ta.

 Allí pug­na la mez­quin­dad pri­va­da con­tra la es­pe­ran­za co­lec­ti­va. Es allí don­de el in­te­rés sec­to­rial y cor­po­ra­ti­vo bus­ca im­po­ner­se al do­mi­nio pú­bli­co. To­dos los ór­de­nes de la vi­da so­cial apa­re­cen hoy ten­sio­na­dos por­que esa dic­ta­du­ra, la de los gran­des me­dios de co­mu­ni­ca­ción, ex­pre­sa de un mo­do di­rec­to al in­te­rés de quie­nes, atrin­che­ra­dos en los es­cri­to­rios bur­sá­ti­les, tras las cor­ti­nas me­tá­li­cas de las cá­ma­ras pa­tro­na­les o vi­si­tan­do los pa­raí­sos fis­ca­les en sus lu­jo­sos cru­ce­ros, se unen en el afán de pa­rar cual­quier atis­bo de dis­tri­bu­ción de la ri­que­za. ¿O aca­so no es­tán en­sa­yan­do ya el ame­dren­ta­mien­to in­fla­cio­na­rio pa­ra vo­la­ti­li­zar sa­la­rios y de­ses­ta­bi­li­zar al go­bier­no? ¿O tal vez Cris­tia­no Rat­taz­zi, el pre­si­den­te de Fiat de Ar­gen­ti­na, es­tá ha­cien­do un sim­ple dis­cur­so de oca­sión cuan­do afir­ma que el país vie­ne des­de ha­ce ochen­ta años en de­ca­den­cia y que es­te go­bier­no se ro­bó la pla­ta de las AFJP?

Va­mos, no hay que per­ma­ne­cer ca­lla­dos. Aun­que más no sea co­mo un sen­ci­llo ho­me­na­je y de­sa­gra­vio a Eduar­do Ki­mel, es pre­ci­so pe­lear por la ver­dad cuan­do la ver­dad es­tá en pe­li­gro.
Carlos Girotti, Sociólogo - Conicet
Art. publicado en Buenos Aires Económico, 12-02-2010

3 comentarios:

Experto en N.Y. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Sujeto de la Historia dijo...

Perfil es uno de los medios más peligrosos, dado su estatuto de pseudoprogresista, lobo disfrazado de oveja. Sin embargo, ya nos tiene acostumbrados a estas falsedades, en particular con su revista Noticias.
Pero esto, más allá de indignarnos,nos reafirma la pertinencia de la ley de medios. La necesitamos tanto como a la verdad.
Mi solidaridad con Ricardo.

Comisión de Medios Audiovisuales en Carta Abierta dijo...

Compañero, muchas gracias.
Mabel Maidana