martes, 2 de septiembre de 2008

Relatos omitidos (imagen cero)

La tiranía de los MEDIOS y la nueva vieja derecha
(apuntes de un viaje)
Bajando desde el altiplano

Si bajamos en viaje desde el Norte Argentino, el otro país, desde el fantástico altiplano de Salta y Jujuy, pasando por la superproductiva y populosa Tucumán, por las nuevas praderas verdes de Santiago del Estero, Santa Fé, y así hasta la Provincia de Buenos Aires; o por el oeste pasando por Catamarca, San Luis, el sur de Córdoba, en un viaje de vacaciones, nos sorprende, a quienes nos habituamos a los informativos depresógenos y dramáticos de la tele, ver tanto desarrollo y riqueza en las praderas, pueblos y ciudades del llamado interior. Parece entonces que no estábamos tan mal en Argentina. Por otra parte toma forma visual y material el slogan de la patria sojera; el movimiento de los tractores, los equipos de fumigación… los miles de camiones que circulan para un lado y para el otro, las economías regionales de la zafra, el tabaco, el poroto, el vino, la leche, el ganado… y el turismo. Este es un panorama hoy que hace unos pocos años hubiera sido improbable imaginar desde el discurso de la “insignificancia argentina” presagiada por un economista y politólogo francés en el 2002. Quienes viajamos con cierta frecuencia por el país podemos hacer un balance del crecimiento comercial y productivo fenomenal en estos últimos años. No todo está mal

Pero si estamos abiertos a escuchar a la gente, a leer los diversos diarios regionales, a conversar con los coyas (con sus silencios, que forman parte del Gran Relato , cosa que no cabe en este pequeño relato de esta coyuntura) los criollos y lo que llamamos pueblo, iremos discriminando mejor y recogiendo un material más complejo que tendría que ver con la diferente suerte en cuanto a calidad de vida, educación y salud; lo que llamamos la distribución de la riqueza. Es decir, los grupos con fortuna, los que viven bastante bien y se dan los gustos, los que la pasan no tan bien, y los que la pasan mal, y muy mal, aún viviendo en lugares que están bien, y muy bien. ¿Dónde está la realidad?

Claro que esta radiografía personal que podemos tener desde la posibilidad de viajar y hacer turismo los que la pasamos bastante bien, no coincide con la construcción de la realidad que nos inocula la tele y la radio comerciales, es decir, las empresas formadoras de opinión de propiedad privada, que sin ir más lejos son el sujeto del poder económico concentrado. Hablamos, claro está, de los medios de difusión líderes como podría ser la radio Continental, la que escucha el campo argentino con Cánepa, Magdalena y el oriental más famoso Víctor Hugo, o un diario como La Nación, con sus editorialistas Grondona y Morales Solá, o un canal como TN, para algunos todo negativo. Dios, salvame de los medios

En todo viaje que emprendamos, y sin necesidad de viajar solamente mirando la propia aldea, tendremos un conocimiento directo y una percepción de la realidad social, económica y cultural que tiene que ver con nuestros ojos, en vivo y en directo. Es otro sin embargo el conocimiento que vamos teniendo y construyendo conciente e inconcientemente desde los medios; este otro es un conocimiento fragmentado y parcializado con ilusión de realidad y de libertad. Ilusión de libertad que se desvanece a poco de ir andando y mirando. Como le ocurrió a nuestro viajero necochense hace unos días, quien luego de transitar por todo un día desde Tucumán hasta Santa Fé pasando por Santiago del Estero no pudo encontrarse con la noticia más importante del día que era que la estatización de Aerolíneas Argentinas había sido votada nada menos que por las 2/3 partes de los diputados… claro… la libertad funciona para la derecha cuando le sienta bien. Si no se transforma en esclavitud bajo su tiranía… la que ejercitan cotidianamente como verdadero lavado de cerebro, o simplemente omitiendo o negando la realidad: esto no me gusta, lo ignoro... esto me viene bien, lo amplifico… y lo repito hasta el hartazgo; esa es la lógica de los medios para crear una realidad que les venga bien para sus negocios. El viajero necochense no se sorprende ya que lo mismo ha vivido cuando Evo Morales ganó con amplitud su plebiscito y cada vez que algún dato de la realidad se comporta como objeto extraño en los ojos del poder mediático Un secuestro virtual por los medios

Esto que le ocurrió a nuestro vecino viajero que durante un día de transitar las rutas argentinas y de rastrear todas las radios AM y FM encontradas en el trayecto no pudo saber qué había ocurrido con la votación en Diputados sobre Aerolíneas es un buen ejemplo de la falta de libertad de prensa, ya que en las radios líderes, por ejemplo la que escucha el campo argentino, o en la radio 10 y otras… así como en las pantallas de TV en las estaciones de servicio que en general están clavadas en TN, nada decían del asunto; nada absolutamente. La famosa estrategia de la imagen cero de la que habla Berdichevsky, un experto en el tema de la comunicación y la subjetividad. Y los titulares de los diarios enfocaban hacia Cromañón o la investigación del triple crimen o alguna foto de desaliento acoplada al sado masoquismo frustrante y perversote de la prensa comercial argentina. Las tretas de los medios opositores y que todo vaya mal

Pero aún así, aceptando que nuestro conocimiento de la realidad distante es a través de los medios, si nos proponemos una actitud activa, reflexiva y atenta, podremos acercarnos bastante al conocimiento de esta verdad que llamamos realidad. Veamos si no a nuestro turista necochense, que decide hacerse una nueva composición de lugar: “esto es como estar como un naufrago en una isla… tendré que conjeturar con lo que tengo en la mano”. Efectivamente así lo hizo, ya llegando a la crispación ansiosa y acompañado por la moderación genética propia de la mujer, su compañera de viaje y sus mates. Se dió cuenta que para algo sirve tener a los medios de la oposición haciendo oposición sistemática; “eureka entonces, la votación ha sido demasiado favorable al gobierno” y las caras y voces de pena y desazón de los periodistas dependientes del mendrugo de los medios (de las empresas que bancan a estos medios) estaban reflejando precisamente eso… como cuando la multitud llenó la plaza el día que llamó Cristina a defendernos de los cortes de ruta: caras de sorpresa en los periodistas, voces desencantadas, vacío de información son significantes nítidos de que las cosas que ocurren son buenas para la gente, para el pueblo… es una técnica sencilla que nace de lógicas perversas; a la mentira, verdad: si los enemigos del pueblo se entristecen es porque algo bueno ocurre para el pueblo. Aunque sea por unas horas o días ya que ya armarán nuevamente una nueva escaramuza para intentar hacerse dueños del poder, de todo el poder, que para eso los tienen a los muchachos del enlace del campo, del empresariado del campo. El poder destituyente y los blancos móviles

Ahí percibe este turista de clase media claramente lo que ha aprendido la derecha en esto de reconstruir poder destituyente para acumular más riqueza y más influencia sobre la masa no crítica de la población. Porque convengamos que existe esa masa no crítica acostumbrada a morder el anzuelo y a ser blanco móvil, para tomar la frase de Bussi, ya no de las balas sino del los medios. Una especie de secuestro virtual de esta dictadura moderna de los medios. Blanco móvil o blanco fijo, depende de la situación que nos encuentre, viajando o sentados en el living de nuestro hogar, dispuestos a regalar parte de nuestro cerebro a los publicistas y al capitalismo salvaje. Cerebro que como Hombre mirando al sudeste se va despedazando sin sentido alguno cuando no le damos buen uso; es decir, cuando no le damos un uso humano. Más riqueza, más poder

Una conclusión que ya podemos sacar de ese viaje es que puede haber más riqueza en un país, y de hecho la hay, sin una participación cultural e ideológica que avance en la convicción del merecimiento y la necesidad de redistribución de las riquezas… por el contrario, pareciera que el aumento de la riqueza y la producción puede volver más canalla al canalla y más avaro al avaro, al empresario rico que sólo piensa en dinero… y por consecuencia más retrógrada y ambiciosa de poder a la derecha. Que la bondad y la ecuanimidad no viene de la acumulación de la riqueza lo sabemos con sólo observar lo que ocurre en EEUU, su Estado y su pueblo en general y su política imperial en el planeta. Salud mental y medios
Otra conclusión a la que podríamos llegar es que la lectura que hacemos de la realidad con los medios de difusión masiva nos lleva a un artilugio mental ideológico que nos facilita en cierta forma modalidades cínicas y disociadores del pensar, tal cual sería pensar por la negativa o los opuestos: si no dicen es porque lo que ocultan es bueno para nosotros. Algo parecido a esa actitud de pesquisa medrosa y compasiva de los judíos en medio del nazismo alemán hitleriano que con cada noticia que escuchaban se miraban temerosos y se preguntaban: ¿esto es bueno o malo para nosotros? Los señores del campo y los medios

Pero los viajes siempre tienen su fin. Ya llegando a Quequén y cruzando el colgante a Necochea, la hermosa, rica e inextricable Necochea, nos podemos preguntar sobre el conocimiento directo de algunos personajes, nuestros vecinos, y su participación en esta madeja del grupo de enlace del campo y la nueva vieja derecha y cómo nuestro conocimiento de esos vecinos nos lleva a un relato por lo demás gracioso de las noticias y voces de los medios. Con mirar dos ejemplos sobran explicaciones: Fernández Palma, representante de Aapresid, el amigo de Mario Mactas y la gente de Continental (Continental-Monsanto), y el “momo” Venegas, caudillo de los trabajadores rurales (UATRE) y actual cabeza de las 62 organizaciones peronistas. Ambos necochenses. Que Fernández Palma, uno de los líderes del campo en el sudeste, defienda los intereses de la patronal y de los ricos es de una obviedad innegable, pero que el dirigente del gremio de trabajadores rurales lo acompañe y defienda los intereses patronales suena a contrasentido si no supiéramos la historia del sindicalismo peronista de derecha. Las actitudes de Venegas son tan ambiguas y oscuras en plena crisis de los cortes de ruta, que está tentado seguramente por la nueva rosca de la derecha del campo, el empresariado del agro y la soja, y la vieja derecha urbana, a plegarse de manera más explícita a la oposición al gobierno. Nuestros vecinos del sudeste y el gran relato

Así es que para quienes conocemos los dimes y diretes, en vivo y en directo, a estos vecinos, personajes de la política grande del país, como a Fernández Palma y su merecido apoyo desde los enriquecidos medianos propietarios del agro del sudeste y el macropoder cerealero entrelazado, y a Venegas con su genuflexión ante los ricos y poderosos, en cientos de anécdotas lugareñas, podemos hacer una lectura más fehaciente del engaño de los medios y su diatriba cotidiana. Basta con recordar lo dicho por Fernández Palma en plena crisis por los cortes de ruta acerca de que “es necesario tomar el poder” aclarando luego que se refería a una vía electoral, o a las actitudes claras de Venegas y su gente que querían hacer gala de fuerza ante la llegada de Cristina y Scioli en el verano en oportunidad de inaugurar las obras del Puerto Quequén, pero no por apoyo a la Presidenta sino por su simpatía a Scioli, ya que igual que la derecha desconfía del populismo “zurdo ” de la Presidenta. Libertad de prensa… libertad de empresa

Claro es que la derecha tiene todo el apoyo de la prensa opositora, que es casi toda, la llamada prensa libre [¿les suena? Ja ja], pero que la cruda realidad marca su mezquindad y la incapacidad de enfrentar un debate libre y un espacio de reflexión. Y a las pruebas nos remitimos: hace dos meses en medio de los cortes y el desabastecimiento organizamos con la CTA un debate público en el Teatro Municipal de Necochea e invitamos a los personajes y actores más representativos, y de manera curiosa no participaron ni la Sociedad Rural ni la Federación Agraria, pues según nos informamos la CARBAP había aconsejado no participar en debates… Sí lo hizo Alteragro y otros dirigentes políticos y gremiales de nuestro medio. Quedó también muy claro durante esos meses que nada de lo que más le importaba a la gente, como el costo de la canasta familiar y el derecho a la alimentación, entraba en la agenda de los empresarios del campo. Miedo y pesimismo: la fórmula mágica

Una última reflexión que podemos hacer a tono de pregunta: ¿cómo nos salvamos de esta tiranía de los medios… de esta construcción de la mentira cotidiana… de este malestar de la cultura que inocula el miedo y el pesimismo mediático en la gente como forma de dominio de las mentes… y cómo recuperamos la libertad de conocer y pensar la realidad a partir de la realidad…? Seguramente con la nueva ley de radiodifusión y con un poco más de Encuentro y de la TV Pública podamos re encontrarnos con un pedazo más de la verdad que nos niegan hoy los sujetos del macropoder representados por el poder mediático hoy. Sin embargo, percibimos ya desde este rincón del sudeste de la Provincia de Buenos Aires, que la lucha ideológica será estruendosa… algo así como la batalla de Normandía… ya que se juega una buena parte del poder. Los medios hoy son el corazón del poder; son su libertad de empresa y nuestra esclavitud de conciencia.
Propiedad privada… propiedad social

Pero bueno, cuando llegamos de un viaje vuelven escenas que nos habitan desde aquellos lugares, anécdotas, momentos placenteros y también risueños. Ocurrió que mirando esa inmensidad multicolor de cerros del altiplano salteño, con un cielo azul surcado por cóndores, desde el mirador de Iruya, una turista porteña le preguntaba a su marido, asombrada: “¿… y de todo esto… quién será el dueño..?” a lo que le respondió él: “nadie… o todos…” y entonces queda pulsando esa vieja nueva cuestión que hace al fondo ideológico e identitario del ciudadano que vive este capitalismo salvaje donde cuesta pensar que aparte de la propiedad privada está la propiedad social de la tierra… y que subyace detrás de la queja y el temor de la derecha ante el justo reclamo del Estado de intervenir en la economía y en Aerolíneas Argentinas en defensa del interés supremo del pueblo. Gustavo González Ramella Carta Abierta Necochea

1 comentario:

CEH-AJ dijo...

Iniciativa "El campo está con Kirchner"

La Dirección provincial del Grupo López Jordán estuvo reunida este miércoles en la ciudad de La Paz, Entre Ríos. Tierra jordanista.
Allí hubo un intercambio con minifundistas del norte entrerriano y se decidió impulsar la iniciativa "El campo está con Kirchner".

Dicha campaña estará basada en un pliego reivindicatorio de minifundistas y campesinos alejados de la Mesa de Enlace Sojera (MES).

El petitorio será entregado en Paraná, el 17 de octubre, al ex presidente Néstor Kirchner.

El 10 de octubre, saldrán jinetes desde Concordia, Gualeguaychú y La Paz, que confluirán en la capital entrerriana.